Con este se le podrían ahorrar al país «un poco más de 2 billones de pesos anuales».

En la noche del este martes 7 de noviembre fue aprobado en cuarto y último debate de plenaria del Senado el proyecto de ley para eliminar las marcas de gobierno, por lo que ahora queda pendiente que sea conciliado y pase la sanción presidencial. En la iniciativa se afirma que, de convertirse en ley de la República, se le podrían ahorrar al país «un poco más de 2 billones de pesos anuales».

Estas marcas incluyen los logos, colores, y demás contenido publicitario que los gobiernos de turno, como alcaldías y gobernaciones, e incluso presidencias, utilizan durante los cuatro años de su mandato.

Por ejemplo, las últimas marcas de gobierno utilizadas para la presidencia de Colombia han llevado los siguientes slogans: «Prosperidad para todos», durante el mandato de Juan Manuel Santos; «El futuro es de todos», en la presidencia de Iván Duque; y finalmente, en la actualidad, desde 2022, «Colombia potencia mundial de la vida» con la llegada al poder de Gustavo Petro.

La iniciativa busca que dichas marcas no vayan más, y que por el contrario se utilice únicamente el escudo o logo, así como colores tradicionales de las entidades, alcaldías o gobernaciones. Es decir, en el caso de Arauquita se daría uso a los colores de la bandera del municipio (verde, blanco y marrón) y el escudo del mismo.

Los congresistas proponen que haya un único manual de identidad visual para todas las entidades estatales (Presidencia, alcaldía, gobernaciones, ministerios, Fuerzas Militares, Senado, Cámara, Cortes, Fiscalía, Procuraduría, entre otras)», señalan en un boletín de prensa los proponentes.

Con esto se espera, además, evitar gastos innecesarios al invertir «millonarias sumas en cambio de papelería, logos y distinciones propias», ahorrándole al país una suma cercana a los 2 billones de pesos anuales.

En un Gobierno que busca austeridad, no podemos seguir incurriendo en gastos innecesarios para crear marcas personalizadas», indicó la representante Carolina Giraldo, autora del proyecto.

Por su parte, el representante a la Cámara Cristian Avendaño señaló que «cada vez que llega un nuevo gobernante impulsa un nuevo logo, colores, eslogan y todo eso significa gastos en papelería, chalecos, lapiceros, vasos. Todo eso implica un gasto innecesario de plata que podría ser invertida en educación, salud y política social».

La ponente en su trámite en el Senado, Angélica Lozano, aseguró que el proyecto le significa al país un avance enorme en austeridad, por lo que de ser aprobado entraría a regir para los mandatarios que se posesionan el primero de enero de 2024.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí